2015 sin haber terminado, ya es por lo menos, el cuarto año más caluroso desde que hay registros meteorológicos oficiales en España y en los días que le quedan no va a cambiar. Después de cinco olas de calor desde la primavera y unos registros en general más cálidos de lo normal, termina el otoño y comienza el invierno  con temperaturas altísimas durante parte de noviembre y todo diciembre y no hay previsión de lluvias, nieves, ni de una vuelta a la normalidad de las temperaturas.

El año termina con la misma tónica, pero acentuada, desde marzo. La media de temperaturas por encima de la norma todos las meses, excepto febrero, que fue estadísticamente normal en cuanto a temperaturas. En general, en España, ha llovido un 25% menos de lo que debería ser, pero en algunos sitios el porcentaje sube al 30 y 35% menos. A la tónica de temperaturas altas, hay que añadirle cuatro olas de calor entre la primavera y el verano, la última de agosto fue de lo más larga que se conoce, unos 10 días continuados con temperaturas entre 2,5 y 5 grados por encima de lo normal. El otoño también ha sido templado y seco y así comenzará el invierno. Noviembre fue seco y algo más caluroso la mayoría de los días, aunque no tanto como lo está siendo diciembre. Prácticamente sólo ha habido un par de períodos de lluvias (nieves) de dos o tres días desde principios de octubre: uno hacia el 25-27 de octubre cuando cayeron las primeras nieves en cotas muy altas, y otro entre el 23-27 de noviembre, cuando ya llegó a nevar en muchos puntos por encima de 1.200 metros, gracias a lo cual se ha podido esquiar algo en Pirineos. Desde entonces, prácticamente no ha llovido en casi ningún punto de la Península si exceptuamos algunos chaparrones de menos de 5-10 litros por metro cuadrado.

Situación anómala

Si alarmantemente anómala por duradera fue la ola de calor de agosto, no menos alarmante es lo que está ocurriendo. En verano fueron unos 10 días, pero es que en noviembre la temperatura ha sido superior a lo que es frecuente en estas fechas y, en diciembre, la “ola de templanza” lleva durando unos 20 días y parece que aún le queda, por lo menos otros 10.

La falta de precipitación es muy preocupante y raro, pero lo que es más extraño es que durante todo diciembre la Isoterma de 0º se ha mantenido por encima de 2.000 metros casi toso los días del mes, siendo más de 10 los que ha llegado a estar a 3.000 e incluso a 3.500 metros. Propiciando que la mayoría de las montañas excepto algunas zonas del Pirineo se encuentren sin nieve o pequeños tapices cuando otros años ya se estaba esquiando.

Ante estas circunstancias, lo malo no es ya si se podrá esquiar o no, lo malo es que el déficit de agua y humedad con que se inició el año hidrológico se ha acentuado hasta límites insospechados. En un año normal en noviembre o principios de diciembre, es cuando se alcanza el nivel de saturación de humedad del suelo, es decir, cuando la tierra no puede absorber más agua y esta revierte a ríos, lagos, pantanos, acuíferos, etc. y, de momento, el suelo se encuentra con un nivel de humedad más parecido al que suele haber a finales de septiembre. Por poner un ejemplo, en muchas zonas de nuestro territorio los meses de noviembre y diciembre son de lo más lluviosos, siendo normal que se recojan entre 200 y 250 litros por metro cuadrado y, este año, en la zona Centro (mesetas y S. Central, Andalucía, Ibérico) no han llegado a recogerse 30, poco más o menos ha llovido un 15% de lo habitual ¡un 85% menos!. La tierra está seca, no se puede sembrar, la reserva de nieve en las montañas está aún por comenzar y las reservas hidráulicas están al 50% a nivel nacional y al 30% en las regiones más perjudicadas. por lo tanto, la anomalía térmica y de precipitación en este otoño es de antología.

Por poner un ejemplo, en la ciudad de Segovia, si en vez de en diciembre, estos 20 días de temperaturas entre 3 y 7 grados por encima de la media, se hubieran dado en julio o agosto, significaría un verano con casi un mes con máximas en torno a los 35-37ºC, en un lugar donde lo normal son máximas entre 28 y 33ºC en los meses de calor.

Previsión

La previsión hasta fin de año no es muy halagüeña. Parece que los vientos de componente Sudoeste van a continuar, por lo que la anomalía térmica seguirá, las temperaturas continuarán muy templadas y sólo se espera un leve y transitorio refrescamiento entre el domingo 20 y el lunes 21 por la entrada de un frente y vientos ligeramente más frescos de Oeste, para volver luego a Sudoeste, con un nuevo incremento de temperaturas y “veranillo” de suma y sigue. Excepto estos días 20 y 21, en que la isoterma de 0ºC descederá un poco hasta los 2.000 o 1.800 metros en el tercio Oeste, el resto de diciembre seguirá con la tónica de todo el mes, con la Iso cero nada menos que entre 3.000 y 3.500 metros en toda la Península y archipiélagos. La única esperanza es que la borrasca que se situará en el Atlántico, junto a Portugal hacia el 26 y 27, sea capaz de penetrar hacia el interior de España, pero el Anticiclón no da síntomas de debilidad, por lo que es poco probable que pueda regar más allá de Portugal, y algo del tercio occidental español. Lo que pasa es que esta previsión es a muy  largo plazo por lo que podría fallar. Esperémoslo, pero en cualquier caso los vientos húmedos y templados de Oeste pueden traer agua pero la nieve caerá muy alta, si llega a caer.

Fuentes

AEMET: http://www.aemet.es/

Snow-forecast: http://es.snow-forecast.com/

Freemeteo: http://freemeteo.com/

Meteoblue: http://www.meteoblue.com/

Unysis Weather: http://weather.unysis.com/

.

↓ El Circo de Gredos (webcam refugio Elola) a 17 de diciembre con un aspecto de octubre más que de final de diciembre.
 
↓ Webcam de Sierar Nevada a unos 2.800 m. con la loma del Veleta casi pelada.
 
↓ El pasado día 6 de diciembre el lado Norte del Pirineo Occidental presentaba este engañoso aspecto.
Nieve hay, pero donde debería haber un metro a estas fechas, hay apenas 40 centímetros.
 
  La única alegría de aquí a fin de año, es el frente que se se espera el día 20, que puede dejar precipitación moderada en el Oeste Peninsular.
Pero con una cota de nieve que comenzará a 2.500 para bajar hasta 1.900 m.
El Cantábrico Occidental, Gredos y Sierra de Béjar pueden llegar a beneficiarse.
 
 Previsión coincidente de precipitación entre débil y moderada en Unisys Weather.
 
 Previsión de Freemeteo que espera hasta 16 litros por metro cuadrado el día 20 en el Circo de Gredos (Almanzor, cota 2.560 m.).
 
 ↓ La misma previsión, el mismo día para Valdesquí (2330 m.) que no espera lluvia ni nieve.
El rente no romperá la barrera anticiclónica y sólo afectará al Oeste peninsular.
 ↓ Previsión de Unysis Weather para el día 27 con una borrasca rozando Portugal pugnando con las altas presiones.
Vientos del Sur directo sobre España y Centreuropa.
 
 

ADVERTENCIA: los deportes de nieve entrañan riesgos, la montaña es un entorno cambiante y a veces peligroso. NIX advierte de la necesidad de practicar estos deportes con experiencia sobrada, conocimientos técnicos, material adecuado, técnica suficiente y acompañados de guías UIAGM o monitores de esquí/snowboard titulados.

 
banner-descargar-nix

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.