El Circo de Gredos tiene la belleza y la atracción de lo salvaje en cualquier época del año. Para el esquí, el invierno debería ser su estación, pero creo que muchos coincidiremos en que la primavera es la mejor de todas. Desde marzo hasta final de mayo, el Circo de Gredos ofrece lo mejor para poder realizar los descensos más verticales y disfrutar con la que para muchos es la mejor nieve que podemos encontrar  por estas latitudes: la nieve crema.

 

El Circo de Gredos es la parte más alta del Sistema Central y un reducto alpino en el centro peninsular a caballo de la dos Castillas y Extremadura. Un paraíso para la escalada en roca, el alpinismo y el esquí más exigente. En años normales, la temporada de esquí comienza en Navidades y termina a finales de mayo, pero el momento mejor para esquiar va de febrero hasta mediados de mayo. Las condiciones invernales dominan en febrero hasta mediados de marzo y luego llega la primavera que hace que el esquí tenga unas condiciones específicas, distintas a las habituales, donde las bondades y los riesgos vienen determinados principalmente por los grandes contrastes.

LAS BONDADES DELA PRIMAVERA…

Las ventajas del esquí en primavera en Gredos están condicionadas por el sol y la temperatura:

– Temperatura, luz e insolación: a partir de marzo las temperaturas son más suaves, se pasa menos frío y las horas de luz se alargan considerablemente, lo que permite mucho más margen para las excursiones. La insolación también es mucho mayor, lo cual derrite y sublima la nieve y la transforma radicalmente de la noche al día y durante las horas de luz.

– Nieve: del contraste aludido anteriormente entre el día y la noche se deduce que la nieve se endurece durante la noche para reblandecerse a lo largo del día en el clásico proceso de hielo, deshielo y rehielo. Esto hace que se puedan encontrar en una misma jornada: hielo o nieve helada o muy dura que por acción del sol y temperatura pasará a crema (fotos 6 y 10) y luego a podrida, para volver a endurecerse al declinar el sol. Este proceso será muy rápido y más madrugador en laderas expuestas al sur y máximo en orientación sudeste y mucho más tardío en las de exposición norte-noroeste. Esto hace que acertar con el momento oportuno para esquiar una ladera sobre todo si es muy inclinada, forme parte del atractivo de saber leer y conocer la nieve en cada momento del día y/o de los días.

– Estabilidad del manto: este proceso de hielo, deshielo y rehielo, junto a otros agentes meteorológicos hace que el riesgo de avalanchas de fondo o de placa, se reduzca notablemente. El manto de nieve compacto que suele aparecer en primavera suele ser mucho más estable y previsible que el invernal, aunque nunca hay que bajar la guardia, ya que después de las nevadas, los riesgos aumentan en cualquier época del año y además, en primavera con las temperaturas suaves y la nieve podrida, aparece un riesgo específico que son las coladas de fusión, sobre todo en días calurosos o en orientaciones que supongan una larga exposición al sol (foto 13).

– Esquí de fuertes pendientes (fotos 6 y 7): la nieve crema o primavera no muy transformada, pero que haya perdido la dureza de las primeras horas dle día y que no presente riesgo de avalancha de fusión por estar demasiado húmeda, es además de muy agradable y fácil de esquiar, muy segura ya que retiene (frena) mucho tras una caída, lo que permite esquiar inclinaciones que serían imposibles de esquiar con nieves más duras o menos transformadas. Es por eso que los descensos más expuestos e inclinados de Gredos son mucho más seguros en primavera.

…Y LOS RIESGOS

Las condiciones primaverales también tienen riesgos específicos que conviene tener presentes.

– Temperatura y radiación: el calor además de estropear la nieve nos puede cansar y deshidratar, además la radiación aumenta a niveles prácticamente de verano y se potencia con el efecto espejo de la nieve: la protección solar es imprescindible. Incluso en días nublados, si hace calor, la nieve se irá estropeando y casi seguro que después del mediodía las nieves podridas, pesadas y el “velcro” será lo abundante, más cuanto menor altitud.

– Nieve y hielo: ya hemos dicho que la nieve por efecto del sol puede pasar a una crema muy agradable, pero siempre hay que prever que a primeras horas y en las zonas umbrías la nieve trasformará menos y más lentamente, por lo que algunas canales sombrías permanecen heladas casi todo o gran parte del día (foto 8). También hay que tener presente que incluso después de algún día casi vereniego, las condiciones pueden cambiar drásticamente, siendo frecuente las tormentas de granizo y nieve que devuelven durante horas o días las condiciones invernales (foto 8).

– Falta de nieve (foto 5): según avanza la estación el umbral de la capa de nieve asciende. En marzo es fácil poder esquiar (foquear) prácticamente desde el aparcamiento de La Plataforma (1800 m), pero según avanza el calendario la nieve se encontrará cada vez más alta y en abril habrá que ascender hasta unos 2.000 metros para encontrar nieve. En mayo, lo normal será transportar los esquís hasta muy arriba, en busca de lenguas de nieve y también tener que quitar y poner en el entorno de la Laguna que normalmente estará ya sin nieve y deshelada. En general podríamos decir que durante marzo y hasta mitad de abril son posibles las excursiones o travesías de largo recorrido y desde mitad de abril parece más indicado hacer ascensiones a cimas o collados en busca de descensos verticales, quedando mayo para descender las canales más empinadas y expuestas asumiendo que los esquís habrá que transportarlos a la espalda la mayor parte o toda la aproximación.

– Inestabilidad del manto (foto 13): ya hemos dicho que la estabilidad del manto es, en principio, mayor en primavera que en el invierno, excepto después de alguna nevada fuerte y durante las horas y los días de calor. Si bien es casi imposible que en primavera haya avalanchas de fondo o de placa de fondo, lo que abunda en primavera son las coladas de fusión que pueden llegar a ser de dimensiones moderadas si la carga de nieve podrida es mucha. Estas avalanchas suelen producirse por la sobrecarga que ejerce un esquiador, pero también pueden ser expontaneas, normalmente por la caída de una masa de nieve o piedras en zona alta que empuja más nieve ladera abajo. También hay que tener mucho cuidado, sobre todo al final de temporada e incluso en verano, con algunos neveros que quedan unidos a las paredes de roca con anclajes débiles y que por efecto del calor o si se pisan, pueden romper el precario anclaje y caer, suponiendo un peligro importante que desgraciadamente ha causado más de un accidente en Gredos.

– Los riesgos del agua: especialmente en otoño y primavera son frecuentes las fuertes precipitaciones en el entorno de Gredos. Lluvias y ´nevadas calientes` que a veces son torrenciales y que pueden convertir algunos cursos de agua en furiosos torrentes difíciles de cruzar y que unidos a la nieve de la primavera pueden producir fenómenos curiosos y peligrosos. Uno de estos fenómenos son las vejigas (foto 12) que son cursos de agua que discurren bajo la nieve y que pueden llegar a desbordarse (explotar), rompiendo la capa de nieve superior y dejar una marca característica del material arrastrado y depositado. No hace falta que estor torrentes subterráneos se desborden para suponer un peligro, en primavera hay que estar atentos, ya que frecuentemente debajo de la nieve hay cauces de agua de fusión, algunos pequeños que son simples arroyos, pero otros son auténticos ríos (área de Charca Esmeralda) soterrados en la nieve y de gran  caudal, por ello hay que estar atentos al cruzarlos y tener seguridad de la resistencia de los puentes de nieve. Igualmente a partir de mayo hay que tener presente que el hielo invernal se hace inestable y se puede romper, por eso cruzar la Laguna Grande (cosa normal y que no supone peligro en invierno) puede suponer un riesgo importante cuando comienza el deshielo. Normalmente de diciembre a mayo es totalmente segura (foto 11).

↓ 1. A partir de marzo y hasta mayo los contrastes son inmensos, de los primeros cólchicos en las praderas, a la nieve que sigue cubriendo todo desde los 2.000 metros.
 ↓ 2. Si nos fijamos sólo en las cimas más elevadas, el Circo de Gredos mantiene su traje de invierno casi hasta junio en los años normales.
Foto del 24 de abril de 2016. A la izquierda el Almanzor (2592 m.) y a la derecha la Galana (2560 m.), las dos cimas más altas del Sistema Central.
3.  Primavera es sinónimo de contrastes. Del calor y color de los valles, al blanco de las alturas.
 ↓ 4.  Portilla de Los Machos. En el Circo de Gredos siempre se esquía entre rocas, según avanza la primavera, la roca gana terreno a la nieve.
5.  Esquiar en primavera avanzada supone tener que afrontar muchos tramos donde la nieve ha desaparecido.
6.  Y también poder disfrutar durante algunas horas del día de una nieve crema excelente. (Foto: JL González de la Peña).
7.  La primavera también permite esquiar las inclinadas canales de Gredos con mayor seguridad. Canal de Las Hoyuelas en mayo de 2014.

8.  Cruzando a una cordada en la canal de Las Hoyuelas con una nieve más dura de lo deseado.

9.  Cambios de tiempo rápidos y a veces radicales son frecuentes en la primavera. En la imagen, nubes de evolución en la vertiente Sur que hace de “caldera”.

10.  Los días largos permiten tener muchas horas de luz.
11.  Y la primavera también es el final del hielo de la Laguna Grande que la cubre entre final de noviembre hasta mitad de mayo.
12.  Un fenómeno curioso y a tener en cuenta son las “vejigas”. Son cauces que discurren bajo la nieve y que tras fuertes tormentas pueden llegar a reventar
la capa de nieve incluso de metros y dejar una huella característica del desbordamiento. En la foto una vejiga en el nacimiento del río Pozas el 24/4/16.
13.  Las avalanchas de purga o de placa o de fondo son más propias del invierno y de la temprana primavera.
Pero las coladas de fusión de pequeñas o moderadas dimensiones son constantes durante los días de calor.

 

Más imágenes de primavera en Gredos

 

 

 

 

 

 

Gredos en el mapa 

 

ADVERTENCIA: los deportes de nieve entrañan riesgos, la montaña es un entorno cambiante y a veces peligroso. NIX advierte de la necesidad de practicar estos deportes con experiencia sobrada, conocimientos técnicos, material adecuado, técnica suficiente y acompañados de guías UIAGM o monitores de esquí/snowboard titulados.

 

banner-descargar-nix

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.