2022 va a ser estadísticamente un año muy caliente en la Europa Occidental, incluso a falta de los registros del próximo otoño e invierno. Pero además, para los glaciares del Pirineo y Alpes este verano está siendo trágico.

 

El calor está pasando una trágica factura este fatídico verano de 2022. Lo peor en el glaciar de La Marmolada (Alpes Dolomitas, Trentino, Italia) donde han fallecido 11 personas y aún quedan 18 desaparecidos además de numerosos heridos, todos ellos montañeros que discurrían a través del glaciar en busca de la cima de La Marmolada (3343 m.). una macro fractura descomunal de 300 metros de ancho por casi 100 de ancho y 90 de fondo que desprendió un gran sérac que arrasó todo a su paso con una avalancha de hielo y descomunales piedras. El motivo, sin duda alguna alguna, el calor de final de primavera y principio de verano que ha hecho que la temperatura el día del accidente llegase a 10º C en la cima de La Marmolada, con registros parecidos a lo largo de junio y julio. Algo insólito en intensidad y extensión de la ola de calor.

Ese mismo calor es el que está provocando situaciones desconocidas hasta ahora. La regresión glaciar está siendo máxima en los últimos tres meses y la desaparición de casi todos los neveros por debajo de 2.700 metros en Pirineos y 2500 en los Alpes, así como la reducción de las lenguas glaciares y el afloramiento del hielo fósil en proporciones desconocidas hasta ahora.

Ejemplos que ilustran esta situación es que solo dos glaciares de verano están activos a mitad de julio, cuando otros años eran 10 a mes de junio. La estación Saboyarda de Tignes a tenido que cerrar su famoso glaciar de Grande Motte a final de junio cuando esto solo ocurría a veces a mitad de agosto. Así mismo Les 2Alpes ha cerrado su glaciar para el esquí de verano el 4 de julio, cuando solía permanecer hasta fin de agosto. En el Mont Blanc ha aparecido desde fin de junio una nueva grieta casi en la cima que dificulta mucho le paso por la arista de les Bosses.

En el Pirineo la cosa está aún peor, el Aneto, esquiable la mayoría de las temporadas hasta final de junio (en condiciones aceptables) este año al final de mayo ya estaba en las últimas y la capa de nieve a 10 de julio había prácticamente desaparecido sobre el glaciar, cosa que no ocurría nunca hasta final de agosto o principios de septiembre cuando las nevadas tempranas se retrasaban. Hasta el punto de que el GREIM y el refugio de La Renclusa desaconsejan seguir la ruta normal que atraviesa el glaciar por el peligro de grietas y la dureza del hielo fósil que aflora . En el resto del Pirineo, los neveros  eran a principios de junio como los habituales a final de verano un año normal. En el Monte Perdido la famosa “escupidera” quedó limpia de nieve justo a final de mayo, cuando otros años podía permanecer casi todo el verano. En otras montañas como el Sistema Central la nieve y los neveros han desaparecido entre uno y medio y dos meses antes de la media de los últimos 10 años (que ya se consideraban calientes), etc, etc… Y así podríamos seguir con cientos de ejemplos de que el retroceso de nieve y glaciares que se hace patente desde hace décadas, este verano está siendo espectacularmente preocupante.

MALA PRIMAVERA PEOR VERANO

Evidentemente, la causa de este fenómeno es el calor, pero también hay que asociar otras circunstancias como un invierno raro en el que nevó mucho a final de otoño (hasta 3 metros se acumulaba a principios de diciembre en la Cantábrica); luego llegó una templanza a lo largo de diciembre, enero y febrero que trajo lluvia excepto en las cotas más elevadas y la nieve llegó en marzo, pero cuando ya casi no había capa inferior y teniendo que enfrentarse a un suelo no lo suficientemente frío y a una falta de heladas fuertes propia de finales de marzo y principio de abril, así como la mayor insolación y radiación.

A esto hay que añadir que hubo al menos tres o cuatro episodios de nieve roja (calima) que alcanzó la Península y también a los Alpes. La nieve roja, al llevar mucho material mineral de color oscuro, cuando recibe los rayos del sol no solo no los refleja como lo hace la nieve blanca, sino que atrapa su calor y a la vez, las partículas de mineral se calientan y derritan la nieve inmediata por transferencia de temperatura. Al llegar el verano, estas capas de nieve roja se han derretido a una velocidad mucho mayor de lo que lo haría la nieve blanca y, si a esto añadimos el calor inusual que lleva produciéndose desde mayo con varios episodios extremos (olas de calor),  se entiende el por qué la nieve en forma de neveros y la que cubre los glaciares ha estado en junio como otros años a final de agosto.

Como curiosidad decir que cuando se escriban estas líneas, en la cima del Aneto las temperaturas llevan una semana entre los 12 a 14º C de máxima y se espera que continúan al menos diez días más así, siendo las mínimas entre los 1 a 5 positivos. Cosa que en una verano normal no ocurre más allá de cinco ó séis días a lo largo de los tres meses de canícula. Muy preocupante.

 

Las Maladetas y su glaciar en mínimos de nieve. (© Foto archivo: El Heraldo de Aragón).

El estado del glaciar a principios de julio, peor que otros años en septiembre ha hecho que se recomienden rutas alternativas hacia la cima sin atravesar el glaciar como era habitual. (© Foto: Periodico de España).

Monte Perdido y su glaciar de la cara norte muy mermado. Irreconocible si se compara con imágenes de hace solo 25 años.

Imagen de Junio de la webcam del glaciar de Tignes. Sobran los comentarios.

Cima del Mont Blanc el círculo rojo marca el lugar donde ha aparecido una grieta que obliga a hacer un rodea en la ruta normal del Gouter. (© Foto: Barrabés).

Macro fractura del hielo en el glaciar de La Marmolada. 300 metros de ancho por 100 de fondo y unos 90 de profundidad. Con consecuencias trágicas el pasado 4 de julio. (© Foto: Socorro Alpino).

 

  ADVERTENCIA: los deportes de nieve entrañan riesgos, la montaña es un entorno cambiante y a veces peligroso. NIX advierte de la necesidad de practicar estos deportes con experiencia sobrada, conocimientos técnicos, material adecuado, técnica suficiente y acompañados de guías UIAGM o monitores de esquí/snowboard titulados.

 

banner-descargar-nix

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.