Cuando se oye hablar de las Dolomitas siempre suena a algo grandioso. Y así es, un dominio inmenso en unas montañas inmensas. Paisajes de postal, gigantescas paredes y castillos de caliza y laderas que parecen hechas para ser esquiadas.

 

Además de estaciones con pistas variadas y perfectas y magníficos fuera de pista con paisajes impresionantes entre paredes de caliza dolomítica, Val di Fassa ofrece  multitud de lugares donde la parada para recuperar fuerzas se convierte en una auténtica delicia gastronómica, y todo ello en un entorno que por su belleza y características naturales es Patrimonio de la Humanidad.

Cómo es el esquí

La mayoría del dominio de Dolomiti Superski y Val di Fassa está conectado por pistas y remontes pero también hay zonas a las que se llega tomando el autobús o yendo en coche si disponemos de él. En este sentido, dadas las grandes distancias que se pueden recorrer, hay que advertir que debemos tener en cuenta la hora del cierre de los remontes, ya que si nos quedamos en un valle distinto al nuestro, la vuelta en taxi nos puede salir muy cara.

Poder hacer largas excursiones mezclando pistas, fuera de pistas, remontes y alguna caminata y pudiendo parar en un montón de sitios agradables a descansar, es el principal valor de Val di Fassa. Si se busca más dificultad, toda la zona está plagada de corredores y líneas de descenso.

Canazei

Canazei es el pueblo más importante de la cabecera del Valle de Fassa, está a una altitud de 1450 m. casi toda la temporada es posible llegar esquiando hasta él. En realidad, sólo es una pequeña parte del gran dominio esquiable que abarca la famosa Sella Ronda y que consiste en esquiar todo el perímetro del inmenso macizo dolomítico del Sella cuyo punto culminante es el Piz Boè (3150 m.).

La Sella Ronda es un clásico y como tal, todo el circuito está indicado y señalizado. Normalmente para aprovechar la mejor luz y nieve el recorrido se hace en el sentido contrario a las agujas del reloj. Si se parte de Canazei, se toma el funicular hasta el refugio Belvedere y, dejando el Pordoi a la izquierda, se desciende hacia Arabba y luego se sigue hacia el norte hasta el pueblo de Corvara a través del Passo Campolongo. El frente norte del Sella se recorre hacia el oeste a través del Passo Gardena hasta el pueblo de Selva Wolkenstein, donde se toma dirección sur, hasta Ciampinoi y de ahí hasta el Passo Sella, desde donde se regresa esquiando hasta Canazei.

Entre los fuera de pista clásicos de Val di Fassa está el de Val Lasties, quizás la ruta más concurrida de esta zona. Desde el Sass Pordoi a casi 3000 metros, baja por un valle que se encajona entre paredes d eroca de más de mil metros hasta llegar a los bosques de Lasties o incluso hasta Canazei si se desciende toda la base del macizo del Sella.

Val di Fiemme

Es  una estación tranquila con pistas cómodas y muy ´disfrutonas`, prácticamente todas son azules y rojas que discurren en un paisaje muy variado, abundando los bosques. También tiene un par de pistas negras muy majas, especialmente la que se llama Torre di Pisa que se toma justo en la salida del funicular que sube a Passo Fredo.

Marmolada

La cima más alta de Dolomitas es la Marmolada de 3340 m., aunque los remontes no llegan hasta su cumbre, sí que nos dejan muy cerca, hasta Punta Rocca (3250 m.). Descender desde este punto es casi obligatorio si queremos conocer los sitios representativos de esta región. Hay una pista que parte desde este punto y cuya primera parte discurre sobre el glaciar, más que una pista es una auténtica autopista. También se puede bajar atravesando el glaciar fuera de la pista, pero es conveniente informarse sobre su estado por si hubiera alguna grieta, aunque en general es muy noble y la inclinación es moderada excepto si vamos buscando las partes empinadas. Aparte de este recorrido, desde la cima de esta montaña y también desde la parada intermedia del funicular que parte desde Malga Ciapela, hay interesantes y exigentes descensos fuera de pista que son itinerarios clásicos  y que hay que afrontarlos con conocimiento de la zona, material frente a avalanchas y preferiblemente con un guía.

Para llegar a Marmolada desde Canazei hay un recorrido muy bonito y variado. Desde Canazei se sube hasta el refugio Belvedere y se desciende hasta Arabba para continuar valle abajo, hasta donde se toma el funicular de Malga Ciapela. Desde ahí se sube a Punta Rocca desde donde, si el día es despejado, hay una vista impresionante hasta Venecia y el Adriático.

Toda la información sobre esquí, alojamientos y restauración se puede encontarar en: www.fassa.com.

 

Esquiando en la cima del glaciar de La Marmolada con el macizo del Sasso Lungo al fondo.

Terraza de Porta Vescovo con vistas panorámicas del glaciar de La Marmolada.

En el Sass Pordoi donde empieza uno de los mejores recorridos de Val di Fassa. Al fondo los Dolomitas septentrionales.

En los primeros estrechamientos de Val Lasties tras dejar atrás el Sass Pordoi.

Saliendo del cañón de Val Lasties…

…hacia el valle de Canazei.

Val di Fiemme, para un esquí más tranquilo y un paisaje más relajado.

Canazei es un pueblo acogedor bajo colosales paredes.

…con una arquitectura cuidada…

Bonitos paisajes naturales y arquitectónicos en Canazei. Junto a unos servicios excelentes hacen de Val di Fassa un destino imprescindible.

Avalancha camino de Arabba. La alta montaña se siente en cada rincón de Dolomitas.

 

Val di Fassa en el mapa

 

ADVERTENCIA: los deportes de nieve entrañan riesgos, la montaña es un entorno cambiante y a veces peligroso. NIX advierte de la necesidad de practicar estos deportes con experiencia sobrada, conocimientos técnicos, material adecuado, técnica suficiente y acompañados de guías UIAGM o monitores de esquí/snowboard titulados.

 

banner-descargar-nix

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.