Este invierno anómalo, nos hace preguntarnos qué está pasando y cuándo va a nevar. No sabemos con certeza la causa ulterior de la anomalía, pero sí que sabemos qué ocurre y a continuación lo intentaremos explicar de forma somera. En cuanto a la nieve…quizás justo con el cambio de mes vengan las nevadas.

 

A un invierno prematuro que permitió esquiar a mitad de noviembre, le ha seguido unas Navidades blancas pero calientes, en las que esquiamos en nieves más propias de abril que de diciembre. Un enero de doble personalidad con tiempo templado y la irrupción de Gloria y otra macro-borrasca del Oeste que dejo mucha nieve y a la que siguió un episodio de lluvias extraordinarias acompañadas de temperaturas suaves que han dejado peladas de nieve las montañas menores de 2.500 metros. Y febrero, de anticiclón, sin agua ni nieve, débiles heladas y temperaturas altas que han hecho que los frutales florezcan incluso en zonas de meseta y altos valles. ¿Qué está pasando?…y ¿cuándo nevará? son dos preguntas que a continuación intentaremos explicar.

EL VORTEX POLAR

El Vortex o Vórtice Polar según la Wikipedia es un ciclón persistente a gran escala situada cerca de las zonas polares terrestres. Partiendo de esta definición, decir que el vortex o vórtice que nos interesa es el boreal o ártico, ya que es el afecta a nuestro hemisferio y a los flujos atmosféricos que determinan nuestra meteorología. El vortex, por lo tanto es una borrasca (ciclón) (lo contrario a un anticiclón), profunda y persistente (permanente y mucho más profunda en invierno) que envuelve las altas presiones polares (anticiclón polar). Este vórtice se establece con variaciones permanentes sobre la isla de Baffin (Canadá) y sobre el noroeste de Siberia. Sus variaciones de posición e intensidad determinan el clima en todo nuestro hemisferio y el vortex antártico o austral en el hemisferio sur. 

Por debajo (latitud inferior) del vortex circula la Jet Stream en sentido Oeste-Este que impulsa las borrascas. En nuestro hemisferio, las borrascas viajan más al sur en invierno y más al norte en verano, evidentemente esto es una generalización ya que hay excepciones (figura 1). Esto hace que el clima en zonas meridionales del continente, como España, sea más perturbado y húmedo en invierno y mucho más seco en verano. Aparte, están las temperaturas que entre otras cosas vienen marcadas por la inclinación del eje terrestre y la incidencia de los rayos solares (pero esto es otra historia).

El vortex interactúa con las corrientes atmosféricas a través de ondas “inyectando” frío a la circulación según estas ondas sean más pronunciadas y cuando las ondas son menos pronunciadas, estas inyecciones de frío son menores, hay menos aportación de frío al flujo de corrientes atmosféricas y eso provoca períodos de temperaturas más suaves en latitudes inferiores (figura 2).

Este invierno de 2020, el vortex polar está siendo especialmente profundo, estático y relativamente estanco, al menos en la circulación atmosférica que afecta a la Europa atlántica meridional. Esto hace que llevemos un invierno con pocas perturbaciones. Por otro lado, el patrón de circulación atmosférica que soportamos, hace que el frío y las borrascas fluyan por latitudes superiores, rozando como mucho el tercio norte peninsular. El anticiclón bloquea a las bajas presiones y permite la entrada de vientos de origen subtropical que nos aportan las temperaturas anómalamente altas.

Curiosamente, este bloqueo anticiclónico en el sur y la posición estática del vortex y con ondas de frío poco ponunciadas y escasas, está haciendo que las sucesivas y potentes borrascas estén barriendo una tras otra el frente atlántico del continente por encima del paralelo 44 lo que está provocando inundaciones y nevadas importantes en Escocia y Noruega, aunque las temperaturas no son frías para lo que suelen ser los inviernos en estas zonas. Cuando alguna de estas borrascas ha logrado tocarnos de lleno o incluso descolgarse de la circulación general en forma de gota fría, ha sido cuando las fuertes nevadas y temporales nos han afectado (borrasca Gloria a mitad de enero) con un inicio que aportó nieve ya que eran vientos frescos, y un final de lluvia incluso en altura porque la temperatura era muy alta para las fechas.

La posición, temperatura e interacción del Vortex con la circulación atmosférica general condiciona el clima como estamos viendo este invierno que de momento no ha hecho acto de presencia. La parte buena de este Vortex tozudamente frío y estático es que la banquisa de hielo ártico ha recuperado gran parte de su mermada extensión. En el lado opuesto, podemos anotar el invierno de 2018, que nos trajo sucesivas borrascas desde enero a Abril con nieve generosa y temperaturas relativamente bajas, ese invierno el Vortex fue menos frío de lo normal, se desplazó hacia el sur e interactuó con ondas muy acusadas.

METEOSOJUELA

Hasta aquí esta somera explicación de cómo el vortex polar está condicionando este invierno seco y templado. Si queréis profundizar sobre este tema y entenderlo mucho mejor, os aconsejamos entrar en el blog de José Calvo, Meteosojuela ( https://www.meteosojuela.es/ ) y disfrutar de la entrada “El vortex polar nos ha “robado” el invierno”, donde encontraréis una explicación ilustrada que no tiene desperdicio y de donde hemos tomado las imágenes 1 y 2 de este reportaje.

¿CUÁNDO V A NEVAR?

Cogiendo las previsiones con pinzas y advirtiendo que un pronóstico a 10 días o más es casi más una lotería que ciencia, parece que a final de mes la cosa cambia. Posiblemente el cambio comience hacia mitad de semana (miércoles 26) con lluvia y nieve que según algunos portales meteorológicos afectarán sola al Norte Peninsular y según otros, llegarán, en menor medida hasta el Sistema Central e Ibérico. Luego hacia el 29 y ya en los primeros días de Marzo puede que la borrasca se intensifique y entré un frente que dejará bastante nieve en la Cantábrica y Pirineos (≥ 25 cm) y menos, aunque parece que sí que nevará, en el resto de cordilleras (≥12 cm) del Centro y Sur.

Hemos de advertir que esta previsión es la que ofrecen algunos portales como Windy. Meteoblue ofrece un pronóstico de menos nieve y solo en el norte así como temperaturas muy templadas. En las imágenes se puede ver esta diferencia de pronóstico. ¡Esperemos que acierte Windy!

 

Esta información no es un pronóstico, es una interpretación de previsiones a medio/largo plazo, basado en las siguientes fuentes: AEMET: http://www.aemet.es/;  Snow-forecast: http://es.snow-forecast.com/; Freemeteo: http://freemeteo.com/; Meteoblue: http://www.meteoblue.com/; Unysis Weather: http://weather.unisys.com/; Meteo Vigo: http://www.meteovigo.es/ ; Windy: https://www.windy.com/es/

 

1. Circulación y vientos en altura (Fuente: meteo Sojuela)

 

2. Circulación atmosférica lineal y ondulada ( Fuente: meteo Sojuela) )

 

Previsión de nevadas para el día 29 de febrero de Windy: Hasta 30 cms en Pirineos y Cantábrica y hasta 8-10 en otras zonas de montaña.

 

Previsión de Metoblue a 14 días para la cima de el Pico de Almanzor (Gredos). No pronostica nieve pero sí aumento de nubosidad y de la probabilidad de precipitación.

 

Previsión de Metoblue a 14 días para la cima de el Naranjo de Bulnes (Picos de Europa). Pronostica nieve a partir del día 25.

 

Previsión de Metoblue a 14 días para Baquira Beret (cota 1800). Poca precipitación y agua nieve. No coincidente con la previsión de Windy

 

ADVERTENCIA: los deportes de nieve entrañan riesgos, la montaña es un entorno cambiante y a veces peligroso. NIX advierte de la necesidad de practicar estos deportes con experiencia sobrada, conocimientos técnicos, material adecuado, técnica suficiente y acompañados de guías UIAGM o monitores de esquí/snowboard titulados.

 

banner-descargar-nix

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.